Ingresa tu mail y no te pierdas un solo capitulo!

2012/05/11

Capitulo I


Capitulo 1: Reencuentro

Bueno, comenzar la historia no es fácil, les cuento, mi nombre es Cristian tengo 30 años, hace poco volví de Buenos Aires, viví 12 años allá y decidí retomar mi vida, después de unos cambios, empecé a reencontrarme con gente que no veía hace un montón de tiempo, lo que ustedes pueden llegar a encontrar quizás los identifique, o no, pero son cosas que alguna vez le pasaron a alguien, y a lo sumo puede ser coincidencia....

Al primero que quise buscar cuando llegué, fue a Tomas, el me conoce de toda la vida, hacia un par de años que no sabia mucho sobre sus cosas, sabia que se había vuelto, así que fui a la casa donde nos raspábamos las rodillas jugando a la bolita cuando teníamos 8 años, o donde quizás fue mi primer beso una tardecita de un viernes después del colegio...

Cuando entre, sentí el paso del tiempo, me recibió su mamá, un ser de luz de esos que no se encuentran todos los días, ya cansada, separada, pero muy feliz.
Ella me reconoció enseguida, por un ratito volví a ser chico, la cantidad de anécdotas que pueden encerrar 2 personas que compartieron tanto es invaluable, en eso cae tomas, mas pelado y gordo jaja pero mi cuadro no era mejor que el de el, nos abrazamos como 2 veteranos de guerra, con ganas de resumir todo lo que nos habíamos perdido del otro en una sola charla, su mamá nos dejo solos para que nos distendiéramos un poco más, el sabia de lo mío así que fue el primero en preguntar..

-Tomas: "Cristian, como andas? es verdad que te volviste, no estabas de novio vos?"
-Yo: "sí, estaba pero bueno cosas que pasan"
-Tomas: es verdad que te dejó por un tipo de guita?
-Yo: "no, eso ya es parte del puterío"
y me decidí a contar la misma historia que conté 40 veces creo de las 40, 15 habrán sido a mi mamá...

Bueno mira la cosa es así, estábamos comprometidos, pero no enamorados, llevábamos vidas distintas, quizás ya a lo ultimo simplemente éramos dos extraños viviendo juntos, quizás el miedo a la soledad fue lo que evito que se terminara antes, pero un día descubrí que hacia tiempo que salía con otro chabón, quizás con más ganas que yo, o quizás con menos costumbre que yo, a mí ya me conocía de memoria y no le aportaba nada nuevo, fueron épocas de transición en mi vida y quizás no nos supimos acompañar…
Entonces algo tenia que hacer, ¿como afrontar esa situación? ¿como seguir mirándola a los ojos y creyendole? simplemente, ya no daba.

"Mariel, creo que tendríamos que hablar, la verdad, no sé y te soy sincero, no me va que tengas otro chabón,  yo quizás podría intentar lo mismo, pero no da y me decidí, me vuelvo a mi ciudad, no quiero estar más acá, ni que algo me haga acordar a vos"
me miró con la misma cara de ¿de que estas hablando pelotudo? que pone cada vez que le hago un planteo difícil, pero yo ya sabia todo, era conciente, pero no era feliz...
"Cristian, deja de decir boludeces querés? ya estas con tus ataques de extrañitis que nada que ver, por que no te vas un finde a ver a tu familia y me dejas de joder?"
"Mariel, yo ya entendí como es todo acá, tu amigo, tu hermano de la vida, ya es otra cosa y la verdad no me va, soy masoquista pero tampoco quiero vivir una mentira, el amor no es eso.. el amor es otra cosa, el amor  era cuando decidimos venirnos a vivir juntos y en invierno nos cortaban el gas, dormíamos abrazadísimos, lo único que teníamos era el uno al otro, así miles de ejemplos, esto no es amor es costumbre y falta de huevos"
"y como te enteraste?"
"un día dejaste de ser obvia, un día dejaste de cantar por mí, te producías un poco más y empezaste a cantar por alguien más, mi tiempo ya le pertenecía a otro y de mi parte todo bien, hay que saber aceptar una derrota, soy pésimo perdedor, pero no sos la primera ni la ultima que me rompe el corazón..."
-"si me dejas, no te quiero ver nunca más"
-"esa es la intención"
y después siguieron un montón de comentarios que no los sentíamos y buscaban lastimar al otro, echadas en cara y otras cosas más que sinceramente, prefiero no acordarme...

Me armé el bolso y me vine para acá, no quería joder a nadie, no le avise a nadie, simplemente arme mi bolso y me vine, creo que todo lo que necesito es lo que esta adentro mío, lo demás se lo dejo a ella...

Tomás me miraba con cara de nada, como en estado de shock, el me vio perder tantas veces, pero el sabia cuando una mina me había tocado. Atino como desesperado a decir:
"Yo la mato y a el también", siempre tan impulsivo y pasional como cuando estuvo por primera vez con una mina y le gano la ansiedad.. (si lo ven, no lo gasten, menos por que van a saber que les conté yo)


Tomas: ¿y vos como estás?
Yo: "y si estuviera bien, estaríamos tomando un café en el bar del ruso..."
Tomás: "lo demolieron man, ahora venden ropa de mina..."
Yo: "jodeme, como pasa el tiempo y ¿a donde va la gente?"
Tomás: "a ningún lado, esta todo copado por pibes que gritan todo el tiempo y se tiran cosas"

Yo: "vamos por ahí algún lado tiene que haber para gente que no se vé hace mucho..."

No hay comentarios.: